Publicado, Jueves 27 de Marzo de 2014

Verano Feliz: Descanso, salud y paz espiritual

La temporada de Semana Santa y veraneo abre una oportunidad de gozar de un merecido descanso del agotador trabajo cotidiano y de visitar los balnearios con sus bonitas playas y atracciones de todo tipo, como es sabido, son pocas los veraneantes que acostumbran llevar su comida cocinada o por cocinar. 

Una inmensa mayoría busca los restaurantes y comiderias locales que ofrecen todo tipo de alimento cocinado y crudo (cócteles). Aunque suena todo color de rosa existe en este ambiente de jolgorio popular un eminente peligro de contraer una ETA (enfermedad producida por alimentos), causada por la ingestión de un alimento contaminado que provoca efectos nocivos en la salud del consumidor.

Te brindamos Algunas Medidas que puedes tomar en cuenta para resguardar la salud y gozar de un verano saludable:

  • 1.Lleve a la playa suficiente suministro de agua purificada.

Purifique el agua, compre su bolsita de cloro, un gotero y coloque 5 gotas de cloro por galón de agua, deje reposar por una hora al menos y luego tómela con confianza, si no le gusta el agua con un leve sabor a cloro, póngala a hervir por 5 minutos y déjela enfriar para ingerirla sin problemas.

  • 2.Tenga cuidado con lo cócteles.

El uso de limón en los cócteles no garantiza la inocuidad de los pescados que utilizan para elaborarlos, si ya se generó la toxina no hay limón que valga de la intoxicación que se provocará.

  • 3.No se introduzca al agua con el estómago lleno.

Cuando comemos, la mayor concentración de oxigeno se centra en el sistema digestivo, empobreciendo el flujo de este vital gas al cerebro (es por eso que nos entra sueño y nos damos una siesta después de comer opíparamente), esto hace que perdamos algunas facultades como los reflejos y el sistema de alerta temprano del ser humano.

  • 4.No abuse del sol.
  • Manténgase bien hidratado, las frutas son un buen aliado en la hidratación ya que no sólo aportan agua al cuerpo, si no sales minerales y fructuosa que repone muchas que se pierden mediante el sudor.
  • 5.Tenga cuidado con los alimentos enlatados.

Mucho ojo con las latas que suenan cuando las comprimen, ninguna lata sellada al vació debería sonar ya que esto es sinónimo que contiene gases, lo que es lo mismo presencia de microorganismos dañinos para la salud, que se pierda el dinero botando una lata inflada más no pierda la vida en un acto de pincheria.

  • 6.Elija un buen establecimiento para comer.

Observe en los establecimientos en que va a comer las siguientes pautas de higiene y buenas prácticas de manufactura.

  • Locales sucios en sus alrededores.
  • Personal con uniformes sucios o sin ellos.
  • Personas despachando comida y dando vuelto con las mismas manos que sirve.
  • Comidas sospechosas de estar frías o refritas.
  • Presencia de animales domésticos.
  • Locales que no tienen lugar donde lavarse las manos y no tienen jabón para los clientes.
  • 7.Tenga cuidado con zonas epidémicas.

La ingesta de carne poco cocinada o semi cruda, especialmente el cerdo, ya que se puede contraer el parásito de los cisticercos o la llamada "semilla" con consecuencias funestas para la vida.

  • 8.Mantenga una alimentación balanceada.

No descuide su alimentación en los días de verano y semana mayor, al igual que en diciembre, existen alimentos ricos en carbohidratos y triglicéridos que nos alteran la cuota de colesterol en nuestra sangre.

  • 9.Recuerde comer al menos 5 porciones de fruta por día.

Disfrute de sus días y optimice energías para estas vacaciones que se aproximan./ Ing. Guillermo Guzmán García, especialista en alimentos Facultad de Ingeniería Química- UNI.