Publicado, Jueves 6 de Noviembre de 2014

U profundizarán la formación en gestión de riesgo y cambio climático

  • Entre las principales conclusiones de la cátedra es que la población es vulnerable a desastres, será vulnerable su salud, razón por la que deben hacer cambios sustanciales en las conductas económicas, sociales y ambientales.
  • Se sugirió crear programa de gobierno con participación ciudadana y de las universidades para mejorar las capacidades técnicas de las fábricas de bloqueras y unir esfuerzo en conjunto con las instituciones del Estado, universidades y ONG, para brindar asesoría a la población en el diseño y construcción de viviendas.
  • Se debe adquirir responsabilidad social principalmente de las universidades para estar investigando y aportando soluciones directas a la población en la temática de Gestión de Riesgos.
  • Las Universidades deben incluir en su currículo, la asignatura de Gestión de Riesgo a Desastres. En el 2015, la UNI incorporará dentro de su pensum académico la asignatura “Gestión de Riesgo a Desastres y adaptación al Cambio Climático”.

Intercambiar estudios de los principales sismos y desastres ocurridos en Nicaragua 2014, dentro de las temáticas “Los desastres ocasionados por sismos e inundaciones y los problema de salud asociados con los desastres , fueron temas abordados en la XIII Cátedra Abierta de Gestión del Riesgo de Desastres que se realizó en el Auditorio Salomón de la Selva de la UNI; con el objetivo de concientizar a la población acerca de las lecciones aprendidas para desarrollar una cultura de gestión de riesgos y como enfrentar o detectar la vulnerabilidad y las amenazas a las que estamos expuestos.

“Los desastres son una realidad y se asocian a diversos factores, por la naturaleza o por actividades humanas que han afectado el medio ambiente. Estos se producen porque existen escenarios vulnerables ante las amenazas identificados como: ubicacional, económico, social, cultural, educativo y político. Para prevenirlos hace falta mucho, ya que el hombre es quien genera la vulnerabilidad del riesgo. Ejemplo de ello es la migración del campo a la ciudad en sitios vulnerables, el incumplimiento de la regulación urbana vigente de los reglamentos de diseño y construcción. Por lo tanto es necesario crear un programa de gobierno para mejorar las capacidades técnicas de las fábricas de bloqueras y unir esfuerzo en conjunto con las instituciones del Estado, universidades y ONG, para brindar asesoría a la población, dijo el Doctor Armando Ugarte - Delegado de la UNI ante el SINAPRED.

Por su parte el Doctor Ezequiel Provedor Fonseca del Centro de Investigación y Estudios de la Salud (CIES), consideró que “una de la principales vulnerabilidades es la pobreza, la falta de educación y empleo las cuales coinciden con las determinantes sociales de la Salud, una población vulnerable a estos factores es vulnerable a una mala salud”, manifestó.

El experto expresó que no se puede alcanzar logros en la salud, si no se hacen cambios sustanciales en las conductas económicas, sociales y ambientales. Para evitar el crecimiento de enfermedades se debe tener un adecuado manejo del agua, limpiar las pilas, no tener recipientes de aguas estancados, asear las viviendas para evitar reproducción de mosquitos.

Por su parte el doctor Miguel Ángel Orozco Director del CIES – UNAN Managua, agregó “en las investigaciones de salud hemos fortalecido la capacidad dirigido hacia los principales problemas de salud de la población, ya que en investigación queremos generar el conocimiento necesario para poder abordar desde la perspectiva el derecho a la salud en efermedades emergentes y reemergentes”.

En esta Cátedra se dio a conocer las funciones esenciales de la salud pública que son once dentro de la cuales se encuentran la atención a desastres, la garantía de calidad y seguridad al paciente, entre otros. También se hizo énfasis en la enfermedad del Chikungunya que cada día está afectando en nuestro país, así cómo el Ébola que tiene gran impacto en diferentes países, donde ha cobrado la vida de muchas personas. “Por ello es un deber epidemiológico buscar a través de las investigaciones, las formas de transmisión de estas enfermedades, causas y efectos en la cadena de estas epidemias, asi como determinar los puntos de hacinamiento y las medidas a adoptar para combatir las epidemias”, señaló Orozco.

En este espacio se divulgó la necesidad de adquirir responsabilidad social de toda la sociedad, principalmente las universidades deben de estar en la vanguardia de conocer estos temas.

La UNI dentro de su compromiso profesional tiene incorporada esta temática en las carreras de Ingenieria Civil y Arquitectura e incorporará en el 2015 dentro de sus asignaturas la “Gestión de Riesgo a Desastres y adaptación al Cambio Climático”, porque la educación y la cultura son importante para tomar decisiones y enfrentar la amenazas y riesgos, enfatizó el doctor Ugarte./Francis Suárez.