Publicado, Lunes 25 de Abril de 2016

Más personas aprenden a decir “Yo sí puedo”

Después de haber viajado 3 días para enseñar las primeras letras a 11 familias de las comunidades Encanto 1, Encanto 2, Encanto 3 y Canta Gallo en la Reserva Natural Indio Maíz, ubicada en el Departamento de Río San Juan, nueve estudiantes de la UNI que conforman la Brigada de Alfabetización Marlon Zelaya, culminaron con éxito la primera etapa de este proceso de enseñanza.

Los estudiantes, además de enseñar a distinguir las letras (vocales y abecedario), por medio del método cubano “Yo Sí Puedo”, herramienta que se estudia a través de medios audiovisuales, convivieron con las familias ramas asentadas en el Río Indio. “A pesar de estar en pleno siglo XXI y con tanta tecnología, es impresionante saber que todavía hay gente que caza con arco y flecha”, expresó el Br. Skinner Sledge Briceño, estudiante de 4to año de Ingeniería Electrónica de la UNI.

Si bien es cierto que la herramienta de aprendizaje utilizada es dirigida a personas de 15 años en adelante, los niños miembros de las familias en proceso de enseñanza también aprendieron sus primeras letras. “No podíamos dejar fuera a los niños, aunque el método no era para ellos; nosotros le enseñamos algunas letras, porque es importante decirlo, recibían la lección en familia”, comentó el Br. Héctor Espinoza, estudiante de 2do año de Ingeniería Eléctrica en la UNI.

Para los nueve jóvenes que se aventuraron a viajar lejos de sus familias ubicadas en Managua, esta experiencia que duró 16 días no sólo los llena de regocijo de haber guiado por el camino de las letras a los habitantes de esta zona del país, también les enseñó el valor de las cosas y la importancia de preservar los recursos naturales.

“Uno como nicaragüense debe pensar en dejarle algo a la patria, retribuirle a nuestra sociedad; nosotros como brigada quedamos satisfechos porque enseñamos lo que eran las primeras palabras y llegamos a formar oraciones, una enseñanza que te marca, no es fácil, dejaste un legado y sabes que esa comunidad rama que habla inglés criollo y que está a 3 días de Managua sabe leer porque vos estuviste ahí”, compartió el joven Briceño.

Asimismo, los jóvenes alfabetizadores tomaron conciencia del cuido hacía el medio ambiente. Al respecto el Br. Espinoza expresó con la voz entrecortada: “aquí en Managua tenemos todo y aun así nos quejamos, y esas familias, toman agua del río sin saber que pueden enfermarse, compartían con nosotros lo poco que tenían dándonos siempre lo mejor, aprendimos a darle gracias a Dios por lo que tenemos”.

Treinta y seis años han pasado desde la Cruzada Nacional de Alfabetización "Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua (CNA), que se realizó en 1980, y que ubicó a la tierra de lagos y volcanes como el primer país en reducir el índice de analfabetismo de un 50. 35 %, hasta un 12. 96 %, ganándose el reconocimiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en 1981 quien le otorgó la orden Nadezhda Krúpskaya.

Con este nuevo avance, se pretende reducir la brecha de personas iletradas y ubicar a Nicaragua como el primer país latinoamericano libre de analfabetismo.

Te puede interesar: Alfabetizando… “Yo sí puedo”