Publicado, Lunes 10 de Marzo de 2014

Encuentro Generacional en Defensa del Patrimonio Cultural

Un trabajo para optar al Título de Arquitecto fue la idea original que llevó a Raúl Barahona Portocarrero a escribir las primeras líneas del libro “ Las Ruinas de Veracruz y sus Ermitas Sutiaba, León- Nicaragua” , que después de cinco años se presentó de manera formal la primera edición con un tiraje de más de 1000 ejemplares, con el auspicio de la Facultad de Arquitectura de la UNI.

Este libro histórico nace con el objetivo de recopilar archivos de los restos arquitectónicos de Nicaragua asícomo la promoción de los valores patrimoniales, encaminar a la población nicaragüense a la defensa del patrimonio cultural de la nación y nuestra identidad cultural como pueblo aborígenes, es uno de los mensajes que el escritor plasma en sus páginas.

Por otro lado, desde el punto de vista de la arquitectura, el autor expresó, “transmitir a las futuras generaciones el método científico para poder reconstruir unas ruinas que parecen que no dicen nada es lo que hemos graficado e ilustrado, auscultando y leyendo la historia podemos recrear por lo menos como fue la iglesia de Veracruz y sus Ermitas”.

Esta actividad facilitó un reencuentro de estudiantes, hoy colegas y amigos todos del Arq. Raúl Barahona, donde asistieron los ex rectores de la UNI, arquitecto Edgard Herrera y el ingeniero Juan Sánchez Barquero, así como docentes históricos de la UNAN y la UNI, entre ellos, Nelson Brown último Director de la antigua Escuela y primer Decano de la Facultad de Arquitectura, Giselle Ortega, Constantino Hernández, Luis Morales Estrada, Rita de Franco, así como Cesar Martínez Castillo, Amelia Barahona, Donald Flores, Jorge Alberto Cerrato, Bertha Brockman, Alfonso Matus. Así mismo, a este evento académico se hicieron presente maestros de esos primeros años de formación de los primeros arquitectos nicaragüenses, como la Arq. Lucy Salas y el Arq. José Cuadra, además del filósofo y académico Alejandro Serrano

El escrito es de fácil lectura ya que el 60% está compuesto de gráficos, dibujos, mapas y fotografías estimulando la visión del lector y encaminándolo hacía un nuevo conocimiento arquitectónico./Lic. Vanessa Bordas A.