Publicado, Viernes 24 de Abril de 2015

Cambio climático: Realidad a transformar

El “Cambio Climático” es la variación de las condicio­nes climáticas que se mantiene durante un periodo prolongado (generalmente durante más de diez años). Este cambio del clima puede deberse a pro­cesos naturales o a cambios que los seres hu­manos introducen durante largos períodos de tiempo en la composición de la atmósfera o en el uso del suelo.

El fenómeno del cambio climático que se vive a nivel mundial, trae impactos que afectan a la producción, la infraestructura, la salud y la sostenibilidad de la población, pero existen estrategias de adaptación que se pueden realizar para disminuir esta problemática.

Según el Dr. Dennis Salazar, docente de la Universidad Nacional Agraria (UNA), se aminorar la problemática, “la población va a seguir creciendo por lo tanto se debe fomentar una cultura proactiva y no reactiva”.

Plantar un árbol, mantener las cuencas hídricas limpias y dejar las malas prácticas de quemar el suelo para sembrar así como el uso desmesurado de los agroquímicos, son pequeños aportes que se pueden hacer para mitigar los efectos de las acciones provocadas por los seres humanos en la naturaleza.

La Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), se encuentra trabajando para incluir dentro del pensum académico, la temática de gestión de riesgo a desastres y adaptación al cambio climático, para que los futuros profesionales tengan las capacidades técnicas de disminuir los efectos de dicho fenómeno climático.

En Nicaragua las altas temperaturas se deben al fenómeno de El Niño u Oscilación Sur (ENOS), que consiste en un patrón climático recurrente que implica cambios en la temperatura de las aguas en la parte central y oriental del Pacífico tropical.

Para convivir con el cambio climático hay que conocer el fenómeno como una forma de sensibilización que nos ayude a resistir los cambios de la madre naturaleza.

Este tema se abordó en la segunda sesión de la Cátedra Abierta de Gestión de Riesgo a desastres, que la UNI en conjunto con la Mesa Nacional de Gestión de Riesgo (MNGR) y la Alianza Nicaragüense ante el cambio climático (ANACC) desarrollan quincenalmente.